29 julio 2009

Noticias Blood Promise 4º libro Vampire Academy

A menos de un mes que se publique por fin la 4ª entrega de VA, el pasado 25 de Julio se hacia público el primer capítulo de este 4º libro que lleva por nombre Blood Promise.

Gracias a Caty y Nenas Belikov podemos disfrutar de él en Español!!

Capítulo 1

Alguien me estaba siguiendo.

Era medio irónico, considerando la forma en que yo habia estado siguiendo a otros durante las semanas pasadas. Por lo menos no se trataba de un Strigoi. Ya me hubiera dado cuenta. Un efecto reciente de ser Shadow- kissed era la habilidad de sentir a los no muertos- a través de ataques de nauceas, desafortunadamente. Aun asi, apreciaba el sistema de advertencia temprana de mi cuerpo y estaba complacida de que mi seguidor de la noche no fuera un increiblemente rápido y malvado vampiro. Ya habia peleado con suficientes de ellos recientemente y casi queria una noche libre.

Tenia que suponer que mi seguidor era un dhampir como yo, probablemente uno del club. De hecho, esta persona se movia un poco menos discreto de lo que yo hubiera esperado de un dhampir. Sus pasos eran claramente audibles contra el pavimento de las oscuras calles por las que estaba caminando, y una vez hasta alcance a ver brevemente una figura entre las sombras. Aun asi, considerando mis acciones aceleradas de esta noche, un dhampir era la pena más probable.

Todo empezo más temprano en el Ruiseñor. Ese no era el verdadero nombre del club, sólo una traducción. Su nombre real era algo en ruso que estaba muy lejos de mis habilidades de pronunciación. En Estados Unidos, El Ruiseñor era bien conocido entre los Morois millonarios que eran viajeros asiduos, y ahora pude entender por que. Sin importar la hora del dia, la gente en El Ruiseñor se vestía como si fueran a asistir a un baile imperial. Y bien, todo el lugar parecia algo sacado de los viejos días de la realeza Rusa, con paredes de marmol cubiertas con oro y molduras. Me recordaba mucho el Palacio de invierno, una residencia real que quedo de los dias en que Rusia aún era regida por zares. Estuve alli en un tour cuando llegue a San Petersburgo.

En el Ruiseñor, elaborados candelabros llenos con velas reales brillaban en el aire, iluminando la decoración dorada para que incluso en la luz tenue, todo el establecimiento brillara. Habia un gran comedor lleno con mesas cubiertas con terciopelo y cabinas, tambien habia un salón y un área de bar donde la gente podía mezclarse.
Tarde en la noche, una banda tocaba, y las parejas salian a la pista de baile.

No me habia interesado El Ruiseñor cuando llegue a la ciudad hace un par de semanas. Habia sido lo suficientemente arrogante para pensar que podia encontrar Morois de inmediato y que ellos me llevarian al pueblo natal de Dimitri en Siberia. Sin ninguna otra pista a cerca del paradero de dimitri en Siberia, el pueblo en el que el crecio era mi mejor chance de acercarme más a el. Lo único es que no sabia donde estaba, lo que es la razón por la que estaba buscando algún Moroi que me ayudara. Habia cierto numero de pueblos dhampir y comunas en Rusia, pero dificilmente alguna en Siberia, lo que me hacia pensar que los Moroi locales estarían familiarizados con su lugar de nacimiento. Desafortunadamente parecia que los Moroi que vivian en las ciudades humanas eran realmente buenos en mantenerse escondidos. Ya habia revisado lo que pense que parecian lugares propios de los Moroi, tan solo para encontrarlos vacios. Y sin esos Moroi yo no iba a obtener respuestas.

Asi que comence a investigar en El Ruiseñor, lo que no era nada facil. Era dificil para una chica de dieciocho años encajar con uno de los clubs mas elitistas de la ciudad. Rapidamente descubri que con ropa cara y grandes propinas podia ayudarme mucho a mezclarme en el lugar. El personal habia empezado a conocerme, y si ellos pensaban que mi presencia era extraña nunca lo dijeron y se mostraban mas que felices en darme la mesa de la esquina que siempre pedia. Supongo que pensaban que yo era la hija de algun magnate o politico. Sin importar mis raices, tenia el dinero para estar aqui, que era todo lo que les importaba a ellos.

Aun asi, mis primeras noches aqui fueron desalentadoras. El Ruiseñor habia sido un lugar de reunión de la élite Moroi, pero tambien era frecuentado por humanos. Al principio, me parecio que esos eran los unicos patrones del club. Cada vez habia mas gente mientras la noche progresaba, y observando entre las mesas llenas y la gente en el bar, no habia visto un solo Moroi. Lo mas notable que habia visto fue una mujercon largo cabello rubio platinado caminando con un grupo de amigos. Por un momento mi corazon se detuvo. La mujer me estaba dando la espalda, pero ella se parecia tanto a Lissa que pense que me habian encontrado. Lo extraño fue que no sabia si sentirme emocionada u horrorizada. Extrañaba mucho a Lissa, muchisimo- y al mismo tiempo no queria que ella se involucrara con mi peligroso viaje. Entonces la mujer se volteo. No era Lissa. Ni siquiera era una Moroi, solo una humana. LEntamente, mi respiracion volvio a la normalidad.

Finalmente hace una semana hice mi primer descubrimiento. Un grupo de Morois habian venido por un almuerzo en la tarde acompañados por dos guardianes, un hombre y una mujer, quienes se sentaron concentrados y silenciosos en la misa mientras sus protegidos chismeaban y se reian al rededor de una champaña vespertina.
Esquivar esos guardianes habia sido la parte mas dificil. Para aquellos que sabia que buscar, los Moroi eran faciles de reconocer: mas altos que la mayoria de los humanos, palidos y muy delgados. Ademas tienen una forma graciosa de sonreir apretando los labios para mantener sus colmillos escondidos. Los Dhampirs, con nuestra sangre humana, pareciamos... bien, humanos.

Asi era como yo me debia ver para el ojo humano sin entrenar. Media 1,65, y mientras los Moroi tendian a tener irreales cuerpos de modelos de pasarela, el mio era bastante atletico y curvilineo en el pecho. Los genes de mi desconocido padre turco y demasiado tiempo en el sol me habian dado un ligero bronceado que combinaba con mi largo y casi negro cabello y ojos igualmente oscuros. Pero aquellos que habian sido criados en el mundo Moroi podian reconocerme como dhampir si me observaban detenidamente. No estaba realmente segura de que era -tal vez algun instinto que nos atraia a nuestra propia raza y reconocia la mezcla de sangre Moroi.

Aun asi, era imperativo que esos guardianes pensaran que era humana, para no levantar sus alarmas. Me sente al otro lado del salon, en mi esquina, comiendo caviar y pretendiendo leer mi libro. Para que conste, pienso que el caviar es horrible, pero parecia estar en todas partes en Rusia. particularmente en los buenos lugares. Eso y borscht - algun tipo de sopa de remolacha. Casi nunca terminaba mi comida en EL Ruiseñor y me apresuraba hambrienta a McDonald´s despues, a pesar de que los restaurantes rusos de McDonald´s eran un poco diferentes con los que habia crecido en Estados Unidos. Aun asi, una chica tiene que comer.

ASi que se convirtio en una prueba para mis habilidades, estudiando a los Moroi cuando sus guardianes no estaban mirando. De hecho, los guardianes tenian poco que temer durante el día, ya que no habian Strigois afuera en el sol. Pero estaba en la naturaleza de un guardian observarlo todo, y sus ojos continuaban examinando continuamente el salón . Yo tenia el mismo entrenamiento y conocia sus trucos, asi que me las arregle para espiar sin ser detectada.

La mujer volvia mucho, usualmente al final de la tarde. San Vladimir funcionaba en horario nocturno, pero los moroi y dhampirs que vivian entre humanos funcionaban en horario diurno o algo en el medio. Por un tiempo, considere acercarmeles- o por lo menos a sus guardianes. Algo me detuvo. Si alguien sabia de un pueblo de dhampirs, esos eran los hombres moroi. Muchos de ellso visitaban los pueblos dhampirs con esperanza de acostarse con chicas dhampir faciles.
Asi que me prometi a mi misma esperar otra semana para ver si algun chico venia. Si no veria que tipo de informacion podia obtener de las mujeres.

Al fin, hace un par de dias, dos hombres Moroi se presentaron. Ellos tendian a venir tarde en la noche, cuando los verdaderos fiesteros lleganam. Los hombres eran al menos diez años mayores que yo e increiblemente apuestos, usando trajes de diseñador y corbatas de seda. Ellos se comportaban como gente importante y poderosa, y apostaria un buen dinero a que pertenecian a la realeza - particularmente porque cada uno venia con un guardian. Los guardianes siempre eran los mismo; un hombre joven que usaba trajes para mezclarse pero aun asi vigilaba la habitacion con esa inteligente naturaleza de los guardianes.

Y con ellos habian mujeres-siempre mujeres. Los dos Moroi eran increiblemente coquetos, continuamente se reian y se le insinuaban a cualquier mujer que vieran, incluso humanas. Pero ellos nunca se llevaban a casa ninguna humana. Era un tabu aun firmemente arraigado en nuestro mundo. Los moroi se habian mantenido separados de los humanos por siglos, temiendo la detección de una raza que habia crecido tanto y que era tan poderosa.

Aun, eso no significaba que ellos regresaran solos a casa. EN algun punto de la noche, mujeres dhampir usualmente se presentaban- mujeres diferentes cada noche. Ellas venian usando vestidos de bajo corte y mucho maquillaje, tomando ppesadamente y riendose de todo lo que decian los chicos - que probablemente ni siquiera era gracioso. Las mujeres siempre usaban su cabello suelto, pero de vez en cuando, movian sus cabezas de forma que se veian sus cuellos, que estaban severamente lastimados. Ellas eran putas de sangre, dhampirs que dejaban que los Moroi bebieran su sangre durante el sexo. Eso tambien era un tabu. Aun asi pasaba en secreto.

Seguia esperando que uno de los hombres Moroi se quedara solo, lejos de los cuidadosos ojos de sus guardianes para que pudiera interrogarlos. Pero era imposible. Los guardianes nunca abandonaban sus Moroi. Yo incluso intente seguirlos, pero cada vez que el grupo dejaba el club, casi inmediatamente se subian a su limosina- haciendo imposible que yo los siguiera caminando. Era frustrante.

Finalmente decidi que esta noche iba a acercarme al grupo completo y arriesgarme a ser detectada por los dhampirs. Yo no sabia si alguien de casa estaba realmente buscandome, o si a el grupo le iba a importar si quiera quien era yo.
Tal vez tenia una opinion demasiado inflada de mi misma. Era muy posible que nadie estuviera preocupado por una estudiante fugitiva. Pero si alguien estaba buscandome, mi descripcion habia circulado sin duda entre los guardianes de todo el mundo. Y aunque ya tenia dieciocho, eso no detendria a algunas de las personas que me conociena en Estados Unidos, y no habia una posibilidad de que regresara antes de encontrar a Dimitri.

Entonces, justo cuando estaba considerando mi movida hacia el grupo de Morois, una de las mujeres dhampir dejo la mesa y se dirigio hacia el bar. Los guardianes la protegian a ella, claro, pero parecian confiar en su seguridad y estaban mas concentrados en el Moroi. Todo este tiempo pensando que un hombre Moroi seria la mejor manera para obtener la información sobre una villa de dhampirs y putas de sangre- pero que mejor forma de ubicarlos que preguntandole a alguien que era una puta de sangre de verdad.

Me pare casualmente de mi mesa y me acerque al bar, como si fuera tambien por un trago. Me acerque mientras la mujer esperaba por el bartenfer y la estudie con mi vision periferica. Ella era rubia y usaba un largo vestido cubierto con lentejuelas plateadas. No podia decidir si hacia ver mi vestido de satin negro elegante o aburrido.
Todos sus movimientos - incluso la forma en que se paraba- eran graciosos, como de bailarina. El bartender estaba atenfiendo a otros, y supe que era ahora o nunca. Me incline hacia ella.

“Hablas ingles?”

Ella salto sorprendida y me miro. Era mayor de lo que habia esperado. su edad astutamente cubierta con maquillaje. Sus ojos azules me examinaron rapidamente, reconociendome como una dhampir. “Si” dijo ella secamente. Incluso esa simple palabra fue dicha con un denso acento.

“Estoy buscando un pueblo... u pueblo donde viven muchos dhampirs, afuera en Siberia. Sabes de que estoy hablando? necesito encontrarlo”


Otra vez ella me estudió, y yo no podía leer su expresión. Ella también podría haber sido un guardián su cara lo revelo. Tal vez ella se había entrenado en cierta época de su vida.
"No" dijo ella sin rodeos. “Déjala ir." Ella dio vuelta y se alejo, su mirada estaba fija en el camarero cuando él preparaba para alguien un cóctel azul adornado con cerezas.
Yo toco su brazo. "Tengo que encontrarlo. Hay un hombre..." Me ahogué con las palabras. Tanto por mi interrogación y solamente de pensar en Dimitri se sentía como una astilla en mi de corazón y un nudo en mi garganta. ¿Cómo podría yo explícaselo a esta mujer? era demasiado arriesgado ¿Que yo seguía buscando una pista para encontrar, al hombre que yo amé más que a nadie en el mundo a que había sido convertido en un Strigoi y a quién ahora tenía que matar? Incluso ahora, yo podia imaginar perfectamente la calidez de sus ojos marron oscuro y el modo en que sus manos solían tocarme. ¿Cómo podría decirle que , yo había cruzado un océano para ?
Focus, Focus Rose.
La mujer dhampir miró nuevamente "Él no vale la pena," dijo ella,(hja de su !@#$%..palabras mias no de Richelle, yo la mato) confundiendo el sentido de mis palabras. Supongo que ella pensaba que yo era una chica enferma de amor, persiguiendo a un novio "Tu eres ... demasiado jóven no es muy tarde para ti puedes evitar todo esto". Su cara podría haber sido intranquila, pero había tristeza en su voz. "Ve y haz algo más con su vida. Alejate de aquel lugar."
¡"Tu sabs en dónde es! " Exclamé, tratando hasta de explicar que yo no iba ahi para ser una puta de sangre.
"Por favor tienea que decirme. ¡Tengo que llegar ahi"
¿"Hay algun problema? "
Tanto ella como yo nos dimos vuelta y examinamos la cara feroz de uno de los guardias. Maldicion. La mujer dhampir no podría ser su mayor prioridad, pero ellos habrían notado a alguien acosándola. El guardia era sólo un poco mayor que yo, y le dedique una dulce sonrisa. Yo no podia salir en caballo blanco con mi vestido como esta otra mujer, pero yo sabía que mi falda corta hacia grandes cosas con mis piernas. ¿Seguramente que aún un guardia no era inmune a esto? Bien, al parecer él si lo era. Su expresión dura mostró que mis encantos no lo lograron. De todos modos calculé que yo también podría intentar suerte con él con la parte intelectual.
" Trato de encontrar una ciudad en Siberia, una ciudad donde viven los dhampirs. ¿Tu lo conoces? "
Él no parpadeó. "No".
Grandioso. Ambos jugaban a hacerce el difícil. ¿"Sí, pues tal vez tu jefe lo sabe? " Pregunté con cautela, esperando parecerme a una aspirante de puta de sangre. Si el dhampirs no hablaba, tal vez un Moroi si. "Tal vez él quiera compañia y hablar con migo."
"Él ya tiene compañia," contestó el guardia uniformemente." Él no necesita más."
Mantuve la sonrisa. ¿"Estás seguro? " Ronroneé. "Tal vez nosotros deberíamos preguntarle."
"No," contestó al guardia. Con solo esa palabra, escuche el desafío y el a orden detrás de. Él no vacilaría en tomar a cualquiera que él pensara que era una amenaza para su amo( aúnque fuera una humilde muchacha dhampir. Pensé lanzar mi caso más lejos, pero rápidamente decidí seguir la advertencia y de verdad echarme atrás.
Me encogi de hombros indiferente. "El se lo pierde."
Y sin otras palabras, regrese a mi mesa, como el rechazo no era tan grande. Todo el timpo sostuve mi aliento, medio esperando al guardia para arrastrarme de mis cabellos por todo el club. Lo que no pasaba aún junté mi abrigo y puse algo de dinero sobre la mesa, yo lo observe mirarme, cauteloso y cálculador.
Sali del Nightingale con aquel mismo aire despreocupado Era una noche de sábado, y había un montón de otros clubes y restaurantes. Las calles llenas de Fiestas, algunos vestidos de lujosamente como los clientes del Nightingale, otros eran de mi edad y vestidos con ropa casual; los otros. Las multitudes salian en tropel de los clubs, la música de baile era ruidosa y pesada. Los restaurantes mostraron a travez del cristal comensales elegantes y lmesas puetas de forma lujosa. Cundo caminaba entre la muchedumbre, rodeada por conversaciones rusas, me resistí al impulso de mirar detrás de mí. No queria levantar más sospechas sobre que estaba viendo una dhampir.
Aún cuando bajé por una calle tranquila que era un acceso rápido atrás de mi hotel, yo podia oír los sonidos de unos suaves de pasos. Al parecer yo había levantado bastante alarma ya que aquel guardia había decidido seguirme. Bien, no había ningún modo que yo iba a dejarle conseguir poner una mano sobre mí. Yo podría ser más pequeña que él - y la andar vestida en vestido y tacones pero yo había luchado con muchos hombres, incluyendo Strigoi. Yo podría manejar a este tipo, sobre todo si usara el elemento sorpresa. Después de ver este barrio por tanto tiempo, yo lo conocía bien sus vueltas. Apure mi paso y me mantuve alrededor de unas esquinas, una de cuales me condujo en un callejón oscuro, desierto.
Silenciosamente me saque mis zapatos de tacón alto. Eran negros con bonitas correas de cuero, pero no ideales para una lucha, a no ser que yo pensara clavarle a alguien con un tacón en el ojo . En realidad, no era una imala dea . Pero yo no me sentia decepcionada sin ellos, el pavimento estaba frío bajo mis pies desnudos. Había llovido un día antes.
No tuve que esperar mucho tiempo. Unos momentos más tarde, yo escuche unos pasos y vi la sombra larga aparecer de mi perseguidor sobre la tierra, en la luz que parpadea de un farol de la calle sobre el camino adyacente. Mi cazador hizo una parada, sin duda buscándome. Realmente, pensé, este tipo es descuidado. Ningún guadian en su búsqueda habría sido tan obvio. Él debería haberse movido con más cautela y no se huviera revelado tan fácilmente. Tal vez la formacion de un guardian aquí en Rusia no era tan buena como la que yo había recibido. No, no podía ser verdad. No con la forma en que Dimitri había enviado a sus enemigos. Ellos lo habían llamado un dios en la Academia.

Mi perseguidor tomó algunas más medidas, y ahí es cuando hice mi movimiento. Salté hacia él, con los puños listos. “OK,” exclamé. “Quise solamente hacer algunas preguntas, así que retrocede o-”


Me congelé. El guardia del club no era el que estaba parado allí.


Era un humano.


Una muchacha, no más vieja que yo. Ella estaba sobre mi tamaño, con un pelo rubio oscuro y un abrigo color azul marino que parecían muy costosos. Por debajo de él, podía ver un agradable vestido de pantalón y botas de cuero que parecían tener el mismo precio del abrigo. Mas asustada estaba cuando la reconocí. La había visto dos veces en el Nightingale (club Ruiseñor), hablando con los hombres Moroi. Había asumido que ella era apenas otras de las mujeres que habían tenido gusto de ligarse y que la habían despedido puntualmente. ¿Después de todo, qué uso era un ser humano para mí?


Su cara fue cubierta en parte por una sombra, pero incluso en la iluminación pobre, podía ver la expresión molesta. Eso no era absolutamente lo que había esperado. “Es usted, verdad?” ella pregunto. Cuenten esto como un choque. Su inglés era tan americano como el mío propio. “Tu eres la persona que ha estado dejando la cadena de cuerpos de Strigoi alrededor de la ciudad. Le vi en el club esta noche y supe que tenía que ser tu.”


“Yo...” Ningunas otras palabras se formaron en mis labios. No tenía ninguna idea cómo responder. ¿Un ser humano que habla ocasional sobre Strigoi? Era inaudito. Esto era casi más asombroso que hubiera un Strigoi aquí afuera corriendo hacia mí. Nunca había experimentado algo similar en mi vida. Ella no parecía darse cuenta del estado estupefacto en que me había dejado.


¿“Mira, tu no puede hacer eso, OK? ¿Tú tienes idea que dolor de culo que me ha traído a mí el lidiar con esto? Este puesto de interno es bastante malo sin que tú hagas un lío de él. La policía encontró el cuerpo que tú dejaste en el parque, sabes. Tu no puede incluso imaginarte cuántas secuencias tuve que tirar para cubrir eso.”


“Quién… quién eres tú?” Pregunte de último. Era verdad. ¿Había dejado un cuerpo en el parque, pero seriamente, qué tenías yo supuestamente qué hacer? ¿Arrastrarlo de nuevo a mi hotel y decirle al botones que mi amigo había bebido demasiado?


“Sydney,” la muchacha dijo con fatiga. “Mi nombre es Sydney. Soy el alquimista asignado aquí.”


“Qué?”


Ella suspiró en alta voz, y estaba bastante segura que ella puso en blanco sus ojos. “Por supuesto. Eso explica todo.”


“No, no realmente,” dije, finalmente recuperando mi calma. “De hecho, pienso que tu eres la persona que tiene que darme mucha explicación.”


“Y actitud también. ¿Es tú eres cierta clase de prueba que enviaron aquí para mí? Oh, hombre. Eso es.”


Yo estoy realmente enojada ahora. No tengo el gusto de ser regañada. No tengo el gusto ciertamente de ser regañada por un ser humano que hizo que sonara como si la matanza Strigoi era una mala cosa.


“Mira, no sé quién eres tú o como sabes algo de esto, pero no voy a quedarme aquí y-”


Las náuseas rodaron sobre mí y me tense, mi mano iba inmediatamente para la estaca de plata que mantenía en mi bolsillo de la capa. Sydney todavía usó esa expresión enfadada, pero ahora fue mezclada con la confusión en el cambio precipitado de mi postura. Ella era observadora, yo le daría crédito a eso.


“Qué está mal?” pregunto ella.


“Tú vas a tener otro cuerpo que lidiar,” le dije, apenas pues el Strigoi nos atacó.

* EL próximo 25 de Agosto saldrá el libro entero. Según tengo entendido son las Caty y las Nenas Belikov las que se van a encargar de su traducción al igual que hicieron con Shadow Kiss.
Gracias chicas!!

3 comentarios:

  1. Hola niña aca soy la primera para darte un empujon XD, soy tu primer seguidora ja ja, espero te pases por mi blog, besitos,pasate♥
    http://crepusculoymuchomas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Bella4ever, siempre es bueno tener algún apoyo!! Ya visite tu blog y está genial!! Vampos que lo inclui en mi lista de blog!!
    Muchos besos y muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  3. rouss!!
    al final kuandolo sacan?¿

    ResponderEliminar

Enlaces de interés

Related Posts with Thumbnails